Para ti que buscas apoyo y consejos

Te puedes sentir segura al recurrir a nosotros. Hemos hecho una promesa de confidencialidad lo que significa que nada de lo que nos relates es trasmitido a otras personas. Puedes permanecer en la anonimidad si así lo deseas.

Los que trabajamos en esta línea de apoyo hablamos varios idiomas y tenemos diferentes formaciones profesionales.

Puedes dirigirte a nosotros en:
el teléfono 020-81 82 83
de lunes a viernes de las 9:00 a las 16:00
Correo electrónico:
kvinnojouren@somaya.se,  tjejjouren@somaya.se


Puedes vivir en vivienda protegida
Somaya puede proporcionar viviendas protegidas a las mujeres víctimas de la violencia y a sus hijos. Recibimos personas de toda Suecia. La mayor parte de las colocaciones se hace por medio del Servicio Social, a veces por vía de la Dirección general de migración de Suecia.

Cuando se llega a nuestras viviendas protegidas lo primero es romper con el contacto de quien o quienes someten a la mujer a amenazas y violencia. Se ofrecen conversaciones de apoyo y proceso de inquietudes; la meta es que la mujer pueda ver todas las consecuencias de la violencia. Si ella desea denunciar su caso ante las autoridades de policia también podemos ayudar para que ella pueda entrar en contacto con un abogado competente para consultación. También ofrecemos apoyo para entrar en contacto con las autoridades, la atención médica y la escuela. La mayoría de las viviendas tienen un carácter colectivo. La mujer tiene su propia habitación que puede cerrarse bajo llave. Se comparte lo demás, como la cocina, la sala de estar y el baño. Uno mismo compra y prepara su propia comida. Ofrecemos a las mujeres que viven con nosotros, diversas actividades para fortalecerlas y para que obtengan las herramientas para llevar una vida independiente.
Cada mujer con sus hijos tiene una persona de contacto que habla el mismo idioma.

Emans hjärta

Desde hace muchos años, Somaya ha tenido un foco especial; nos sentimos orgullosos de ser la primera instancia de apoyo de emergencia en Suecia que ha obtenido permiso de la administración educativa para realizar un trabajo pedagógico de atención para niños que necesitan protección especial. Emans hjärta es dirigida por un maestro de escuela preprimaria que, junto con colegas muy dedicados, velan por la creación de un ambiente seguro para los niños. A éstos se les dan – junto con pedagogos y un medio ambiente adecuado – las posibilidades y condiciones para un desarrollo positivo. Los niños pueden sentir comunidad de valores con otros niños y por medio de juegos creativos desarrollarse juntos. Las actividades están aprobadas y siguen los planes de estudio precisamente como una escuela preprimaria tradicional, lo que es una preparación para los niños que empezarán a asistir a una escuela preprimaria fuera de la línea de apoyo de emergencia para mujeres.

Somaya Center

Somaya center es un lugar de reunión y actividades para mujeres y niños que tienen identidad protegida. Actualmente es el lugar de reunión para las mujeres y niños que viven o han vivido en nuestras viviendas protegidas. Somaya Center es un lugar donde mujeres y niños puede estar seguros y sentir comunidad y al mismo tiempo participar en actividades que contribuyan a la independencia, el desarrollo personal y al bienestar.

EL HONOR Y LA VIOLENCIA

La violencia doméstica puede ser psicológica, física, sexual, material y económica.

La violencia psicológica puede incluir diferentes tipos de agresión verbal, amenazas, aislamiento, extorsión y control que lleva gradualmente a un deterioro psicológico. La violencia psicológica también puede implicar amenazas contra los hijos, mascotas u otras personas cercanas a las víctimas.

La violencia física activa puede variar desde empujar, dar patadas y golpes a intentar estrangular, sujetar o atacar a alguien con un objeto contundente.

La violencia física pasiva es infligir a un individuo diferentes tipos de violencia que tienen consecuencias físicas. Puede tratarse de privar a alguien del sueño o exponer a alguien a un estrés psíquico prolongado que provoca reacciones adversas de carácter físico. Incluso en determinados casos, la violencia puede estar específicamente vinculada a la situación de vulnerabilidad general de un individuo, por ejemplo ocultando medicamentos o medios de ayuda a una persona que tiene una discapacidad o enfermedad.

La violencia sexual significa forzar a alguien a participar en, realizar o presenciar actos sexuales en contra de su voluntad. Puede tratarse del acoso sexual, de obligar a alguien a ver películas pornográficas, del contacto físico involuntario o de una violación. Con frecuencia, la violencia sexual en una relación íntima se trata de que la víctima siente que debe estar sexualmente accesible para evitar así otras formas de violencia.

La violencia económica y material puede manifestarse, por ejemplo, mediante la ocultación de activos financieros o fomentando la dependencia económica de la pareja, destruyendo sus pertenencias o amenazando con destrozar el mobiliario y los enseres.

Fuente: www.unizon.se


¿Qué son la violencia y la opresión relacionadas con el honor?

La violencia y la opresión relacionadas con el honor son una forma de violencia de los hombres contra las mujeres. La violencia y la opresión relacionadas con el honor se dirigen contra un individuo —principalmente, niñas y mujeres— que, según la percepción del propio grupo, ha actuado de una manera que puede avergonzar o ha avergonzado el honor de la familia o del grupo. Su propósito es evitar que se pierda o dañe la reputación del grupo, e incluso restablecer la reputación y el honor del grupo.

El control puede abarcar desde restricciones en la vida cotidiana, por ejemplo en cuanto a las actividades de ocio o la elección de la vestimenta, hasta el matrimonio y la educación. El centro de atención es la sexualidad y el comportamiento de las mujeres y niñas.

Incluso los chicos pueden estar expuestos, entre otras cosas siendo educados para ejercer el control de las mujeres de la familia o siendo obligados ellos mismos a contraer matrimonio contra su voluntad.

Si alguien no sigue las normas y reglas que tiene la familia o el grupo, o se sospecha que las ha violado, el castigo puede ser, por ejemplo, que se le haga vacío a esa persona, se la aísle, amenace, maltrate y, en el peor de los casos, puede llevar a la violencia mortal. A veces, puede ser necesario que el individuo rompa completamente el contacto con sus parientes y amigos, dado que los riesgos para la seguridad son demasiado grandes.

La heterosexualidad como norma es un aspecto central en la lógica basada en el honor, por eso las personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) corren el riesgo de sufrir amenazas y violencia si viven abiertamente su condición sexual. Por lo tanto, son un grupo especialmente vulnerable en términos de la opresión y la violencia relacionadas con el honor.

Somaya considera que la opresión y la violencia relacionadas con el honor siempre se ejercen de forma colectiva. Asumimos una perspectiva interseccional, que incluye el género, la clase, el origen étnico y las circunstancias socioeconómicas, y donde los individuos en esta constelación grupal pueden ser tanto las víctimas como los agresores.